¿Quién me regala una brújula?

“El próxim vuol amb destinació…”

Siempre me han encantado las voces de los aeropuertos, las estaciones de tren y casi casi, si me apuras, de las estaciones de metro. Siempre tan seguros dando sus anuncios. Dirigiendo con decisión los movimientos de miles de personas. “El tren con destino Madrid va a efectuar su salida desde la via 10”, “pasajeros del vuelo con destino Lisboa embarquen por la puerta 3”. Nunca parecen dudar de lo que dicen, siempre lo tienen todo claro. ¿Son personas o robots?


Y es que viajar es una de mis pasiones. Me encanta descubrir nuevos lugares, probar nuevas comidas, aprender nuevas cosas… Viajar alimenta mi alma. Y necesito hacerlo cada cierto tiempo. No hay nada mejor que un día que amanece soleado, tras jornadas de incesante lluvia. Llamas a alguien, cojes el coche y emprendes un viaje, improvisado, sin planear…

Pero quién me conozca un poco sabe que yo no soy así. Me cuesta improvisar. ¿Soy persona o robot?
En mi mente todo se presenta de manera ordenada y tengo que saber que voy a hacer en cada momento. Cuando me decido a emprender un viaje comienza un trabajo de lectura, investigación y consulta de mapas que acaba apasionándome más que el viaje en si mismo. Porque me gusta tener controlados mis pasos antes de darlos, porque disfruto aprendiendo con lo que hago antes, durante y después del viaje.

Me desconcierta no tener rumbo. No soporto perder el control. Y cuando el mapa se rompe, cuando no sé hacia dónde voy, me encuentro vulnerable. Puedo parecer una persona segura de mi mismo, que sabe lo que quiere en cada momento y hacia donde va. Pero miles de preguntas asaltan mi mente cada cierto tiempo, aunque trate de luchar con ellas con mi sempiterno optimismo: ¿qué hubiera pasado si…?, ¿me gusta lo que hago?, ¿este es mi lugar?, ¿qué significan ellos para mi?, ¿qué pasaría si empezara de nuevo en otro sitio?, ¿me arriego a cambiar?, ¿me pasará esto?, ¿acabaré así?, ¿por qué no puedo ser Gretel?
Y sin respuestas no hay rumbo. Sin coordenadas no hay localización. Si no sé dónde estoy ¿cómo voy a saber cual es mi destino?
Tengo que buscar una brújula. Pero no sé donde puedo encontrarla. ¿Estará en mi interior? ¿Me la dará otra persona? Me siento perdido en lugares cotidianos. La gente a mi alrededor parecen extraños. No me reconozco a mi mismo en lo que hago.
Por eso, la voz del aeropuerto, inicia una cadencia que nunca acaba, nunca termina de pronunciar el destino. Porque detrás de esa voz automatizada hay alguien que no sabe a donde dirigirse.

Anuncios

Un comentario en “¿Quién me regala una brújula?

  1. Después de eso deberían contratarte como locutor, así después de dar tantos destinos acabarías encontrando el tuyo.A mí también me gusta tenerlo todo bien atado, pero bueno, adaptarnos a cuando no nos hace más fuertes.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s