Ruta por 7 pueblos del sur de Extremadura

La “Baja Extremadura” guarda muchos secretos. A poco más de una hora de ciudades como Sevilla y bastante cercanos a la A-66 , la autovía de la Ruta de la Plata, el sur de la provincia de Badajoz ofrece muchas posibilidades para una escapada de fin de semana o de puente. Os recomiendo algunas de las localidades que he conocido en este último año. 

1. CALERA DE LEÓN

Está a apenas 8 kilómetros de la autovía y esconde un impresionante Patrimonio Monumental  vinculado a la histórica orden militar de los Caballeros de la Orden de Santiago.

En el centro del pueblo, la Conventual Santiaguista o Casa de la Calera es una impresionante construcción de finales del siglo XV con un monumental Claustro e Iglesia que se puede visitar para conocer la importancia que la Orden dio a Calera en el siglo XVI cuando trasladó desde la ciudad de León a Calera el Colegio de San Marcos, donde permaneció 40 años. El edificio ahora alberga distintos servicios municipales pero tanto la iglesia como el Claustro, el refectorio y algunas estancias pueden ser visitados.

En Calera de León, tanto en la Plaza de España como en la calle Iglesia hay pequeñas tiendas donde comprar productos locales: vinos, quesos y embutidos de primera calidad.

Dentro del municipio de Calera, pero a unos kilómetros del centro se encuentra el famoso Monasterio de Tentudía, que se alza en un impresionante entorno natural para conmemorar la famosa batalla en la que los caballeros de la Orden de Santiago al ver que se echaba la noche y no conseguían ganar gritaron “Santa María, detén tu día” prolongando la luz solar que les ofreció una victoria contundente. Ya en el siglo XIII se alza una pequeña ermita para conmemorar el milagro, que en el siglo XVI se convierte en el Monasterio que ahora se puede visitar. La iglesia, con varios retablos cerámicos de Niculoso Pisano, el pequeño claustro y las increíbles vistas de alrededor son motivo suficiente para acercarse. 

Para comer se puede optar por el Balcón de Tentudía a 20 metros del Monasterio. Un local muy auténtico y casero donde se pueden comer buenas carnes y embutidos de la zona. En verano en su terraza bajo los árboles y en invierno al calor de su chimenea.  Otra opción es bajar a Monesterio donde hay restaurantes muy recomendables como El Rinconcillo o Honky Tonk.

2. SEGURA DE LEÓN 

Apenas a 20 minutos de Calera de León y por una preciosa carretera que bordea el Embalse de Tentudía, se llega a otro municipio de la Mancomunidad de Tentudía: Segura de León, que domina el paisaje con su impresionante castillo. Fue sede de la “Encomienda Mayor de León” desde la que la Orden de Santiago controlaba sus posesiones en el sur de Extremadura y que había repoblado con leoneses, de ahí el apellido de muchos de los municipios de esta zona. El estado de conservación del Castillo de Segura de León es impecable y los fines de semana se puede visitar su patio de armas, capilla, torre del homenaje y disfrutar de las impresionantes vistas que ofrecen su paseo de ronda. 

Si algo hace famosa a Segura de León en su entorno es su fiesta más singular: las Capeas. Si no visitas la localidad en septiembre y quieres saber más sobre esta celebración puedes visitar el Museo de la Capea, que se encuentra a pocos pasos de la Plaza de España, epicentro del pueblo y sus fiestas.  Si vas a Segura en octubre no puedes perderte la Noche en Blanco

El patrimonio religioso segureño se plasma en tres templos. En la colina opuesta al castillo está la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción,  una increíble construcción  que se empezó a construir en el siglo XIII que atesora pinturas y esculturas de primer nivel. A las afueras del municipio se pueden visitar el antiguo convento del Cristo de la Reja, templo de propiedad privada cuyo crucificado, de enorme devoción en el pueblo, está situado en un retablo sobre la reja desde siglo XVII.  También a las afueras, la ermita de los Remedios, del siglo XVIII, que está junto al cementerio. 

3. FUENTES DE LEÓN

A solo 10 minutos de Segura está Fuentes de León, una localidad que ha sabido atraer el interés de los visitantes gracias a dos secretos: la naturaleza y la gastronomía.

Las Cuevas de Fuente de León son su principal atractivo. Para visitarlas hay que reservar en la web . El recorrido tiene una duración de aproximadamente tres horas en las que se visitan la Cueva del Agua (que toma su nombre de un lago interior y que acoge una colonia de murciélagos protegidos que el visitante puede ver volar a sus anchas por la gruta), la Cueva de los Postes (de enorme importancia arqueológica por la gran cantidad de testimonios desde época prehistórica a romana) y la Cueva del Masero (con impresionantes estalactitas y estalagmitas).  Vale muchísimo la pena descubrir este tesoro natural aún poco masificado. 

Autor: Adolfobrigido Wikimedia Commons

Si quieres disfrutar de un día de campo completo puedes llevarte tu picnic y disfrutar del merendero que hay a la entrada de las cuevas, pero para aprovechar el otro atractivo de Fuentes, su gastronomía, te recomendamos ir a la Taberna de Noa, una experiencia gastro a cargo de la chef Rocío Maya. Os sorprenderá mucho cómo este gastrobar combina la materia prima de la comarca con platos muy innovadores y a un precio muy asequible. Toda una experiencia gourmet en un local modesto, sin pretensiones. Si quieres rematar la jugada te recomendamos uno de los cócteles de La Calle, sin nada que envidiar a las mejores coctelerías de las grandes capitales. 

Si después de tanto comer os ha entrado sueño, Fuentes cuenta con un alojamiento con mucho encanto en el antiguo Convento de San Diego. Aunque no te alojes en él vale la pena visitarlo solo para ver la antigua iglesia transformada en entrada del hotel, el claustro o la terraza, que en verano acoge conciertos y es muy agradable para ver el atardecer junto a la piscina con una cervecita fresca. 

4. FREGENAL DE LA SIERRA

Volviendo a Segura de León y a sólo 15 minutos, está Fregenal, la localidad más grande de la zona, centro comercial y de gestiones pero también con un interesante patrimonio monumental entre el que destaca el conjunto formado por el castillo templario, que tiene en su interior la plaza de toros y la parroquia de Santa María.

Dar un paseo por la localidad y maravillarse con sus edificios modernistas es algo que no puedes dejar de hacer. 

A las afueras el Santuario de los Remedios merece un vistazo para subir al camarín de la patrona. 

5.  JEREZ DE LOS CABALLEROS

De Fregenal a Jerez hay unos 20 minutos en coche y esta es, sin duda, la más monumental de las localidades de la zona.  Cuando llegas lo primero que ves dominando la villa es el castillo templario pero también muchos campanarios que nos dan la idea de la riqueza del patrimonio religioso de la ciudad. Adquiriendo una única entrada puedes visitar todos los templos del municipio entre los que destacan la Iglesia de Santa María, la de San Miguel y la de San Bartolomé, donde se puede subir a la torre, aunque las visitas tapadas por rejas no valen mucho la pena. Las fachadas y torres con decoración cerámica  nos hablan del pasado esplendoroso de un municipio que tiene la Semana Santa más famosa de su entorno.

Jerez fue la ciudad natal de Núñez de Balboa, el primer europeo que vio el Océano Pacífico. La casa del conquistador es hoy el Centro de Interpretación de Nuñez de Balboa, un edificio que conserva toda su historia con guiños a la arquitectura contemporánea. 

El restaurante la Ermita es el restaurante más famoso de la localidad. Comer en el interior de una ermita del siglo XVII es un lujo que pocos se quieren perder. 

6. ZAFRA

A menos de 40 kilómetros al Norte y regresando a la cercanía de la A66 Ruta de la Plata está Zafra, el gran centro neurálgico del sur de Badajoz. Este monumental municipio merece un paseo por sus céntricas calles, la Plaza Grande y la Plaza Chica.

El Parador de Turismo de Zafra es un antiguo castillo del siglo XV que era el epicentro político del Ducado de Feria. A pocos metros, en la comercial calle Sevilla, está el Museo del Convento de Santa Clara, de entrada gratuita. El Museo, que incluye la visita a la iglesia conventual, narra la historia de la orden clarisa en la ciudad y su vinculación con los duques de Feria. Vale muchísimo la pena recorrer sus salas y terminarla acerándose al torno de las monjas, que todavía habitan parte del convento, a comprar sus dulces. Desde alguna de las salas del museo uno se puede asomar al claustro y descubrir parte de la secreta vida monacal. 

El impresionante tamaño de la Colegiata de la Candelaria nos da una idea del rico pasado de la ciudad. A pocos pasos la Casa del Aljimez con una maravillosa fachada mudéjar. En su interior se ha instalado una oficina de turismo y un centro de interpretación en el que no vale la pena detenerse mucho si no te interesan los maniquíes que recrean de manera algo cutre la época medieval. 

7. FERIA

Y a 20 minutos de Zafra se encuentra la localidad que dio nombre a sus señores, Feria, dominada por el impresionante castillo. Lo mejor es aparcar en la plaza donde está el Ayuntamiento y la Iglesia y acercarse al Museo de la Santa Cruz donde te cuentan la historia de la fiesta más famosa de la localidad, que tiene su origen en una tradición importada por la duquesa de Feria. Desde ahí la guía te acompaña a subir al castillo, recientemente restaurado y  desde el que hay unas impresionantes vistas de todo el entorno. 

En definitiva, Badajoz tiene mucho que ofrecer y estos 7 municipios son un ejemplo de ello. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s