La isla de los niños perdidos

¿Tuviste una infancia feliz? Existe el mito de que cuando somos niños vivimos el periodo más feliz de nuestras vidas. No tenemos preocupaciones ni responsabilidades, todo son facilidades.  Sin embargo, a poco que nos detengamos a pensar, todos recordaremos momentos que en aquel tiempo nos parecieron terribles: un mal día en el colegio, una pelea con el “matón” del parque, un suspenso, una riña de tus padres… Vistas desde nuestra perspectiva actual, nos parecen inquietudes anodinas, una preocupación de niños. Pero en aquel momento para nosotros eran “un mundo”, nuestro mundo.

Sigue leyendo

Carta a Lucas

Querido Lucas:
Con esta carta te quería dar la bienvenida a nuestra familia. Aún ni siquiera he podido verte la carita en persona, pero todos los que te han conocido ya dicen que eres una cosita preciosa y que, de momento, pareces más Velasco que Yánez. De esta última familia ya has conocido a tus abuelos, que han ido hasta tu ciudad en expedición para ser los primeros en verte. Al resto nos irás descubriendo poco a poco y comprobarás que has venido a caer, tanto en Barcelona como en Sevilla, en lo que se llama una gran familia.
Por la parte de tu padre, eres el sexto de los nietos. Ya conocerás a tus primos mayores: Marina, Rafa, Dani y Rubén. Tu hermana Martina te los irá presentando… Ellos ya están emocionados con tu nacimiento. El otro día Rafa llenó su casa de notas dirigidas a tí, “al primo más guapo”.
Tus padres no podían haber elegido mejor nombre para tí. Lucas fue un evangelista. Dicen los entendidos en la materia que fue el mejor de todos, porque su evangelio, a diferencia de los otros tres, no estaba dirigido solo a los judíos, sino a todos los pueblos. Lucas no era judío; y por eso escribió un evangelio para que lo entendiera todo el mundo. A ti te va a pasar algo parecido. Serás catalán y andaluz a la vez. Eres el heredero de dos culturas de cientos, miles de años y te han tocado unos padres que han sabido unir lo mejor de uno y otro pueblo. Así que, como aquel que llevó tu nombre hace casi 2.000 años, tendrás que ser un puente entre unos y otros.